Gracias por vuestra maravillosa labor. Gracias por trabajar con la delicadeza, el cariño, el amor y el empeño con el que lo hacéis. Ha sido un placer todo este “casi un año” con vosotros eligiendo el modelo y haciendo que me sienta realmente encantada. Gracias por demostrar que vuestra vocación es ver felices a las personas que llegan a vosotros. En especial a ella, que ha confeccionado con todo su amor mi vestido, que ha logrado crear un patrón que me represente. En especial a él, por su colaboración, su acompañamiento y su esfuerzo. Gracias a los dos, sois maravillosos.