Lala y Karen son gente excepcional. Han abierto la tienda los domingos para acabar mi vestido antes del tiempo. Y han hecho todos los cambios que pedi con el mismo precio que cerramos al principio. El día de mi boda todos hablaban de mi vestido. Creo que la mejor decisión de proveedor que he tomado en mi vida.